¿Pueden la cirugía para perder peso, los medicamentos y los cambios en el estilo de vida mejorar la salud cerebral?

16 Abril 2024 1695
Share Tweet

La mayoría de las personas saben que la obesidad está vinculada a enfermedades crónicas y otros problemas de salud, pero cada vez más, la investigación está demostrando que la obesidad también puede ser perjudicial para el cerebro.

Por eso, la pérdida de peso, ya sea por cirugía, medicamentos como Ozempic y Wegovy, o cambios en el estilo de vida, puede ser una vía para que las personas con obesidad mejoren su cognición.

Un estudio publicado en JAMA Network Open en febrero analizó a adultos con obesidad severa y descubrió que después de que los participantes se sometieron a cirugía bariátrica, el 40% tenía una cognición mejorada. Y una investigación publicada en agosto encontró que la liraglutida, un medicamento contra la obesidad, puede ayudar a restaurar las habilidades de aprendizaje adaptativo en personas con obesidad.

Lo que los investigadores están descubriendo es que la salud del cerebro y la salud metabólica van de la mano.

“A medida que uno pierde peso, el síndrome metabólico comienza a revertirse y los niveles de inflamación disminuyen, y el metabolismo cerebral y la función mitocondrial mejoran”, dijo Kristin Baier, MD, médico de medicina de obesidad y vicepresidente de desarrollo clínico en Calibrate, a Health.

Aquí está lo que debes saber sobre la conexión entre la obesidad y la salud del cerebro y cómo diversos métodos de pérdida de peso pueden impactar la función cognitiva.

Todavía estamos aprendiendo más sobre la conexión entre la obesidad y la salud del cerebro, pero la inflamación podría ser el culpable detrás de estos problemas cognitivos relacionados.

El tejido graso puede liberar moléculas que causan inflamación en todo el cuerpo, incluso en el cerebro. Esta neuroinflamación se ha asociado con cambios en los tejidos de la materia gris y blanca cerebral. En particular, la pérdida de materia gris en el cerebro se ha asociado con demencia y problemas de salud mental como la depresión.

Esta conexión entre el peso, la inflamación y la salud del cerebro también se ha estudiado en personas con síndrome metabólico, una combinación de gran circunferencia de la cintura, colesterol alto y azúcar en la sangre, hipertensión y bajo colesterol HDL. La investigación ha demostrado que el síndrome metabólico está vinculado a la inflamación que podría causar un deterioro en la función cognitiva.

Entonces, perder peso podría ser una forma para que algunas personas mejoren su salud cerebral.

“Los estudios clínicos ... sugieren la importancia de la dieta y el ejercicio para ayudar a manejar los síntomas de la depresión y la ansiedad, e incluso prevenir o atenuar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson”, dijo Baier.

En la medida en que pueden ayudar a una persona a perder peso, es posible que la cirugía para bajar de peso, los medicamentos para bajar de peso y los cambios de estilo de vida puedan tener algún efecto en la salud cerebral de una persona.

El estudio de febrero en JAMA Network Open es uno de los más recientes en establecer una conexión entre la cirugía para bajar de peso y una mejor cognición. En particular, los investigadores observaron a 133 adultos en los Países Bajos con obesidad severa que se sometieron a cirugía bariátrica.

Dos años después, el 43% de las puntuaciones de cognición de los participantes habían mejorado. Además, los autores del estudio destacaron marcadores inflamatorios más bajos y menos síntomas depresivos entre los participantes, así como una mayor grosor de sus cortezas temporales.

Otras investigaciones han encontrado resultados similares: un estudio de 2014 examinó la función cerebral de 17 mujeres con obesidad antes y seis meses después de una cirugía para bajar de peso llamada RYBG (Roux-en-Y Gastric Bypass). Las mismas pruebas también se realizaron una vez en un grupo de control de 16 mujeres sin obesidad.

Antes de sus cirugías para bajar de peso, el grupo con obesidad tenía tasas de metabolismo más altas en ciertas áreas de sus cerebros. Pero después de la cirugía, su metabolismo cerebral fue comparable al del grupo de control. Las mujeres también tuvieron un mejor rendimiento en una prueba que mide la función ejecutiva después de sus procedimientos de pérdida de peso.

La cirugía para bajar de peso puede tener impactos positivos en la salud general y la función cognitiva, pero el procedimiento conlleva algunos riesgos. Esto puede incluir sangrado, coágulos de sangre, infección, diarrea y más. Es mejor consultar con su médico sobre los posibles efectos secundarios antes de someterse a cualquier procedimiento de pérdida de peso.

Ozempic, Wegovy, y medicamentos similares son grandes herramientas para mejorar la salud metabólica, dijo Baier. Por esta razón, podrían ser capaces de mejorar el metabolismo cerebral y, por extensión, la salud del cerebro, afirmó.

Pero los expertos están tratando de averiguar cómo estos medicamentos parecidos al péptido-1 similar al glucagón (GLP-1) interactúan realmente con el cerebro.

La investigación ha demostrado que las gliptinas, un tipo de medicamento para la diabetes, aumentan los niveles de GLP-1 y pueden mejorar el deterioro cognitivo en personas con diabetes tipo 2. La idea es que debido a que Ozempic imita esta hormona GLP-1, podría ser capaz de hacer lo mismo. De hecho, Novo Nordisk, los fabricantes de Ozempic y Wegovy, están llevando a cabo un ensayo clínico que determinará si el medicamento puede tener un "efecto positivo en la enfermedad de Alzheimer temprana".

Otros medicamentos para bajar de peso similares también se han vinculado a una mejor salud cerebral.

An August 2023 study found associative learning impairments caused by obesity can be restored with liraglutide, an anti-obesity medication also known as Saxenda or Victoza. After just one dose, researchers said participants with obesity showed no impairment compared to a group of healthy-weight participants.

However, it’s imperative to be cautious when using these medications, said Chris Allen, MD, pediatric neurologist and sleep medicine physician at Covenant Healthcare and senior science advisor at Aeroflow Sleep.

GLP-1 drugs can lead to gastrointestinal side effects such as nausea and vomiting, while Ozempic and Wegovy, in particular, have been linked to more severe side effects such as pancreatitis.

And though more recent studies have not found any connection between these medications and suicidal ideation, it’s important to ensure the drugs don’t make brain health worse in any way.

“Potential side effects and long-term impacts on neurological functions should be thoroughly evaluated,” Allen told Health. “Consultation with a healthcare professional is crucial before considering these drugs.”

While surgery can provide the most dramatic weight loss results, lifestyle changes are also very beneficial.

Implementing a well-balanced diet, exercising regularly, focusing on quality sleep hygiene, and eliminating stress have been shown to cause weight loss. And these types of lifestyle changes have been associated with inflammation reduction, and therefore, with a lower risk of developing neurodegenerative and other diseases. In particular, exercise might be able to improve blood flow in the brain, boosting cognition.

Though lifestyle changes tend to come with fewer risks, you should check with your doctor before starting any new weight loss program. This is especially true if you’re currently being treated for any neurological or psychological disease.

Though research suggests weight loss could contribute to cognitive improvements, it’s certainly not a guarantee.

“Cognitive function is influenced by a multitude of factors, including genetics, lifestyle, and overall health,” said Allen.

Even among factors that are in your control, weight management is just one way to protect against cognitive decline. Others include keeping your mind active, engaging with friends and social activities, and lowering stress.

And if a person is interested in losing weight to try to improve their brain health, that too isn’t “one-size-fits-all,” Baier said. Factors such as medical and family history, age, gender, or personal goals can all influence which method of weight loss is best for you, she added.

“Weight loss should be viewed as part of a holistic approach to enhancing cognitive well-being, complemented by other healthy habits and practices,” said Allen.


ARTÍCULOS RELACIONADOSL